Buscar
  • Paula

10 consejos para prepararse para un parto natural

Actualizado: hace 3 días



Déjame empezar explicando qué es un parto natural. Un parto natural es un parto vaginal poco intervenido, es decir, con poco uso de fármacos como la epidural y no instrumentado como el uso de fórceps o ventosa. El parto es un evento fisiológico de nuestro cuerpo, no un evento médico (o no lo debería ser por regla general), entonces un parto natural puede ser una muy buena opción para muchas mujeres que buscan vivir este día como algo muy especial y evitar las secuelas o efectos secundarios de algunas intervenciones médicas.

Aunque es verdad que no puedes planear exactamente cómo saldrá todo y es bueno tener una mente abierta por si algo se sale de la ‘normalidad’, sí que es verdad que preparándote bien y siguiendo los consejos que menciono a continuación, puedes incrementar tu probabilidad de tener un parto natural, si eso es lo que deseas. Me gusta también mencionar que no te dan una medalla por tener un parto sin epidural, así que tiene que ser algo que haces porque tu quieres y crees que es lo mejor para ti y tu bebe. Para algunas mujeres y para algún tipo de parto que puede ser más largo por ejemplo o un parto inducido, la epidural puede ser una muy buena opción, ya que te ayuda a relajarte y a descansar antes de que llegue la segunda fase del parto.

Entonces qué puedo hacer para incrementar mi probabilidad de tener un parto natural:

1. Escoge dar a luz en una casa de partos, en casa o en un hospital que fomente el parto natural


Dar a luz en una casa de partos (un centro liderado por matronas) o en casa aumenta significativamente tu posibilidad de tener un parto natural comparado con dar a luz en el hospital (dirigido por ginecólogos). Varias investigaciones han demostrado que si tienes un embarazo de bajo riesgo, la probabilidad de que te realicen una episiotomía, de tener un parto asistido (o instrumentado) o una cesárea es mayor si das a luz en un hospital. Fuente: Meta estudio con 500,000 mujeres Simioni, J., Brunton G., Kaufman K. y K Hutton E. (Abril 2020).

Si vas a dar a luz en un hospital, vale la pena indagar más sobre ese hospital en concreto, ya que puede haber una diferencia muy grande en la tasa de intervención entre diferentes hospitales. Así que aconsejo que consideres diferentes hospitales de tu zona para averiguar cuál tiene las tasas más bajas de inducción, partos instrumentados, cesárea entre otras. También puedes informarte bien sobre los protocolos, políticas y cómo ayudan al parto fisiológico de la mujer.


2. Escoge el personal sanitario que te apoyará


Existe buena evidencia que tener un apoyo continuo durante el embarazo y el parto aumenta la posibilidad de tener un parto sencillo, sobretodo cuando hablamos de acompañamiento por comadronas. Pregunta a tu centro si esto es posible o al menos que si es un equipo pequeño donde conoces al equipo. En muchos hospitales o casas de partos las comadronas trabajan por turnos y puede ser que tengas a diferentes matronas contigo durante el trabajo de parto si hay otras mamás que necesitan esa atención o hay cambio de turno.

Si optas por un parto en casa, normalmente tienes una comadrona contigo cuando estás de parto activo - y continuará contigo durante todo el proceso y otra vendrá durante la segunda fase del parto.


3. Crear un ambiente de parto favorable


La principal hormona que hace que el parto empiece y el proceso continúe es la oxitocina. Si estás estresada o tienes miedo, tu cuerpo en vez de producir oxitocina producirá adrenalina, y esta hormona es contraproducente para que el proceso del parto se desarrolle de la mejor manera posible. Entonces, comprender lo que está sucediendo y tratar de mantenerse lo más relajada y en calma posible ayudará a tu cuerpo a liberar oxitocina que ayudará a que tu trabajo de parto progrese.

¿Y qué necesita tu cuerpo para producir oxitocina endógena? Sobretodo sintiéndote segura (rodeada de gente en la que confiamos), estando en un sitio privado donde no nos sentimos observadas, estando tranquila y relajada y evitando interrupciones.

Cuando estés de parto, tu cuerpo también producirá endorfinas, tu calmante natural que parece que es más fuerte que la morfina! Te ayudará a sobrellevar la situación a medida que el trabajo de parto sea más intenso. Las endorfinas son una hormona que nos hacen sentir bien y te pueden ayudar a entrar en un estado de trance para que tus instintos primitivos de parto se activen y tomen el control.

Así que crear un ambiente de parto favorecedor al parto natural te ayudará a estar tranquila, lo cual ayudará a que tu cuerpo produzca oxitocina y endorfinas para que el parto progrese de la mejor manera posible.

4. Hipnoparto: Más que respiración y técnicas de relajación


Hipnoparto es un curso prenatal completo que te da información, técnicas y herramientas para que tengas un parto positivo. La práctica de técnicas de relajación como la respiración profunda, los masajes y las relajaciones durante el embarazo te ayudarán a aprovechar al máximo su uso durante el parto. Las mamás que han hecho el curso de hipnoparto y han hecho la práctica reportan más buenas experiencias y menor número de intervenciones.

Hipnoparto te permite entender la fisiología del parto para conocer tu cuerpo y ayudarte a relajarte más fácilmente. Algunas relajaciones te ayudan a soltar la tensión muscular y a relajarte tanto física como mentalmente. Las técnicas de relajación profunda pueden ayudarte a eliminar ansiedades y miedos para sentirte más positiva sobre el parto. Una vez que estás de parto, puedes utilizar estas técnicas para ayudarte a sobrellevar las contracciones (o olas como las llamamos en hipnoparto).

Prueba mi audio de relajación aquí u obtén más información sobre cómo las técnicas de hipnoparto pueden ayudarte a sentirte tranquila y en control.

5. Escribir tus preferencias de parto


Las preferencias de parto son tus deseos de cómo quieres que sea tu parto por escrito. De hecho es un documento legal de voluntades anticipadas y es ilegal rechazarlo. Las preferencias de parto son una buena manera de que el personal sanitario esté de tu lado y entienda que quieres de esta experiencia porque quieren estar de tu lado, si les explicas claramente lo que quieres les estás facilitando el trabajo.


Lo puedes hacer como te apetezca pero aquí te dejo una plantilla por si te apetece usarla.


También te ayuda a pensar en lo que quieres con antelación y a informarte para saber cuales son tus opciones.

6. Tener contigo diferentes métodos de confort


Lleva contigo opciones que te harán sentir bien durante las diferentes fases del parto. Las técnicas de hipnoparto puede que hagan que no necesites nada más porque ya te ayudan a relajarte mucho o puede que retarden el uso de otros métodos de confort.

Después tienes opciones como el paracetamol, que aunque parezca poca cosa es un analgésico y te puede ir muy bien! Después tienes opciones como la máquina TENS, que es una máquina portable que puedes comprar en Amazon por ejemplo y ayuda a distraer tu mente de las sensaciones de las olas o contracciones. El uso de agua (tanto de una piscina de partos como una bolsa de agua caliente o un chorro de agua en la espalda) y el gas nitroso que ofrecen algunas casas de partos y hospitales; y por último el uso de opiáceos que pueden ayudar a que descanses si es un parto largo por ejemplo.

7. Posiciones del bebé y de parto


Aunque cada bebé adopta la posición que es mejor para ellos si que es verdad que nuestro estilo de vida más sedentario puede influenciar a que los bebés no se coloquen en la posición más usual de nacimiento (cabeza abajo y espalda en diagonal apoyada contra nuestra barriga). Así que hacer ejercicio de manera regular como caminar, yoga prenatal o pilates prenatal puede ayudar a que el bebe se vaya colocando en esta posición.

Durante el parto también es importante mantener posiciones en las que estemos Verticales, hacia Adelante y Abiertas para que la gravedad este de nuestro lado y dejemos espacio para que nuestra pelvis se abra.

8. Escoger a un buen acompañante de parto


El rol del acompañante de parto es vital y puede marcar la diferencia. Tener cerca tuyo una persona que te de soporte tanto físico como moral, que sepa lo que quieres, que pueda tener una conversación con las comadronas cuando sea necesario,... Es muy importante. Con el curso de hipnoparto os podéis preparar tanto tu como tu pareja (o acompañante de parto) para tener todas las herramientas necesarias.

9. Quédate en casa como más tiempo posible


Hay estudios que demuestran que si te admiten en el hospital cuando aún no estás de parto activo, aumenta la probabilidad de tener más intervenciones. Estas intervenciones incluyen la necesidad de acelerar el trabajo de parto más adelante y la necesidad de anestesia como una epidural. Así que es mejor quedarse en casa cuanto más tiempo posible e dirigirse al hospital cuando tengas 3 olas (o contracciones) en 10 minutos durante un tiempo y sean más intensas.

10. Leer historias positivas de partos


Por último es importante ganar confianza en el proceso natural del parto. Varias generaciones atrás mujeres de la misma comunidad acompañarían a otras mujeres en su parto y verían más partos. Hoy en día no es así y lo poco que sabemos sobre el parto acostumbra a ser influencia mediática negativa. Leer historias positivas de partos te ayuda a normalizar el parto, a entender como otras mamás lo han afrontado y cómo lo vivieron, a hacerte una imagen de cómo será vivirlo.


Asi que puede leer relatos de mamás aquí. Te ayudará a empoderarte y sentirte mas relajada sobre el parto.



PREPÁRATE PARA UN PARTO NATURAL CON EL CURSO DE HIPNOPARTO



El pack digital de hipnoparto de myBabymyBirth®. Incluye:

  • 7+ horas de contenido

  • 3 MP3s audio.

  • 3 relajaciones escritas.

  • 2 vídeos de práctica diaria de yoga.

  • Notas del curso en formato PDF. 

  • Plantilla de tus preferencias de parto.

  • Acceso a un grupo privado de Facebook.

  • Sesiones en directo regulares con Paula.

ADQUIERE EL PACK AQUÍ.

©2020 by myBabymyBirth®