Search

El papel de la pareja durante el parto.

Recuerdo cuando Paula estaba embarazada y dijo que le habían hablado muy bien del hipnoparto y estaba pensando en reservar un curso. Un día me dijo "¡Ya está reservado! El curso empieza el sábado". Genial, pensé, puedo hacer planes con amigos mientras ella está allí ... Luego dijo: "Es para los dos, tú también tienes que venir ...". "Vaya" pensé, ¿realmente valdrá la pena? ¿No me puedes explicar tu lo que necesito saber?


Siendo una buena pareja de parto(!) acompañé a Paula al curso y a la media hora de haber empezado comencé a darme cuenta de por qué estaba allí. ¡Todo empezaba a tener sentido! El curso cubría todo tipo de información sobre el parto y nacimiento que ni siquiera sabía que necesitaba saber. El curso fue muy informativo y práctico y cuando salimos de la sesión también teníamos algo de “deberes”: practicar varias relajaciones cada día para que fueran efectivas. Así que todas las noches, antes de irme a dormir, me acostumbré a leerle y Paula se quedaba dormida cada vez, ¡y a veces yo también caía! Esto va super bien, ¡especialmente en el tercer trimestre del embarazo cuando dormir es cada vez más complicado!


A medida que se acercaba el gran día, usamos lo que habíamos aprendido para hablar sobre las preferencias de parto de Paula y elaborar un plan de parto.

Nos decidimos por un parto en casa: las comadronas especializadas en partos en casa fueron excelentes durante todas las visitas y respondieron a todas nuestras preguntas, incluso me convencieron, que trabajando en el departamento de riesgos en mi empresa, tiene mérito (voy a admitir que hicimos nuestra propia investigación también). Estábamos convencidos de que ésta era la elección correcta para nosotros, particularmente dado lo que aprendimos a través del hipnoparto sobre lo importante que es el ambiente cuando estás de parto para que el parto progrese de la mejor manera posible.


Y finalmente llegó el gran día, y afortunadamente todo salió bien. Estaba seguro de que estaría ocupado durante el día, sobre todo debido a hinchar, llenar y mantener la temperatura de la piscina de partos que habíamos alquilado y había llegado hacía un par de semanas. Pero después de haber hecho el curso de hipnoparto, me sentí extrañamente preparado: sabía qué palabras usar y cuáles no, sabía las preferencias de Paula sobre las opciones para aliviar la intensidad de las olas y cuándo (¡no!) recordarle ésto. Conocía las etapas del parto y tenía una muy buena idea sobre dónde estaba Paula en el proceso y, por lo tanto, podía darle el apoyo y los ánimos que necesitaba para que las cosas fueran bien y progresaran.


¡Sabía cómo Paula quería que fuera el ambiente, lo que significaba mantener las velas encendidas, los difusores de aromaterapía llenos y la lista de Spotify sonando! También podría tener conversaciones informadas con las comadronas sobre lo que estaba sucediendo sin que Paula tuviera que hacerlo cuando entraba en las últimas etapas del parto. Esto fue inestimable en un momento en que las comadronas estaban monitorizando la frecuencia cardíaca del bebé y había una posibilidad de que sugirieran un traslado al hospital; afortunadamente todo salió bien, pero Paula no se dio cuenta de ésto en ese momento, lo cual era importante para que pudiera mantenerse relajada.


Y entre todo, estar presente, estar allí para ella, desde que comenzaron las primeras olas hasta el final, fue mi papel principal, e incluso si estaba ocupado haciendo otras cosas, eso fue lo que más la ayudó, ¡o al menos ella lo dice!


Unas pocas olas más tarde, nuestro bebé Arthur nació en el agua en las primeras horas de la mañana, ¡fue una experiencia increíble! Estábamos que no podíamos creerlo! Desde mi punto de vista, la experiencia del parto en casa fue excelente, ya que fue muy relajada, cómodo y pudimos controlar nuestro entorno. Pero, en cualquier caso, lo que habíamos aprendido a través del hipnoparto había sido invalorable. Nos dio la mejor oportunidad posible de tener el parto que queríamos y ayudó a que todo saliera bien ese día, dandole así la mejor bienvenida al mundo a nuestro bebé Arthur.


Matt (marido de Paula)


©2020 by myBabymyBirth