top of page
Buscar
  • Foto del escritorPaula

Tus Derechos en el Embarazo y Parto: Tu Poder para decir NO y ser Escuchada


No es nada nuevo que el camino del embarazo y el parto suele ser un montón de emociones encontradas. Hay decisiones médicas y opciones que considerar, y es fundamental que tengas el conocimiento y la confianza para tomar el control de tu experiencia. A las mujeres en especial nos cuesta negarnos a cualquier sugerencia o intervención que se nos proponga debido sobre todo a la educación que hemos recibido y al contexto sexista en el que vivimos. En este artículo, vamos a explorar cómo decir NO a intervenciones médicas no deseadas durante el embarazo y parto, y cómo ejercer tus derechos con seguridad y respeto.

Conocer tus Derechos es el Superpoder Principal


Primero, recuerda que tienes derechos durante tu embarazo y parto. No es solo un paseo en el parque, tú tienes voz y voto en cada paso del camino y esto se llama consentimiento informado, es decir, que no se te puede hacer nada sin que tu entiendas los beneficios y riesgos de la intervención (y de no hacer nada) y se te ofrezcan alternativas. Es tu bebé, tu cuerpo, tu parto, así que eres tú quien decide con la información que se te da. Desde el momento en que comienzas a planificar tu parto, debes sentirte capacitada para comunicarte con tu equipo de atención médica y expresar tus preferencias.


El Desafío de Decir NO a Intervenciones Médicas


Cuando se trata de tomar decisiones en el entorno sanitario, especialmente durante el parto, una se puede sentir intimidada. ¿Cómo puedes decir NO a ciertas intervenciones médicas como poner una vía, romper las aguas, usar oxitocina sintética, realizar un tacto vaginal o incluso cambiar de posición? Esto puede parecer un territorio desconocido, pero hay estrategias que te permitirán hacerlo con confianza y respeto.


Antes que nada, debes comprender que tanto la información como la comunicación son tus aliados más fuertes en este viaje. Te comparto algunas estrategias que te ayudarán:


1) Plan de Parto: Tu Mapa hacia el Éxito


Imagina tu plan de parto como un mapa que marca tus deseos y preferencias. Este es un documento que detalla tus preferencias para el parto y el postparto. No solo es una herramienta de comunicación, sino que también actúa como una guía para tu equipo sanitario. Asegúrate de compartirlo con tu personal sanitario antes del día del parto para que estén al tanto de tus deseos. ¡Así que adelante, escribe tu plan de parto y compártelo antes del gran día!


2) Fomenta una Buena Comunicación con Tu Equipo sanitario


Hablar con tu equipo sanitario es clave. Piensa en ellos como tu grupo de apoyo en esta aventura. La mayoría de ellos aman su trabajo y quieren lo mejor para ti. Así que simplemente cuéntales lo que tienes en mente. ¡Sé sincera, explícales tus deseos y mantenles en el ciclo de tus pensamientos!


3) Creando el Ambiente Perfecto


Tu entorno durante el parto puede comunicar mucho sin palabras. Si estás buscando un espacio tranquilo y relajado para traer a tu bebé al mundo, ¡hazlo saber! Si prefieres estar en tu mundo con música en tus auriculares, eso puede ser tu señal para que el personal sanitario sepa que deseas menos distracciones. ¡Tu ambiente, tus reglas!


4) Hablar con Respeto


Cuando expreses tus deseos, siempre recuerda hacerlo con respeto. No se trata de una batalla, sino de compartir lo que quieres y esperas. Un tono respetuoso crea un ambiente en el que tu equipo médico está más dispuesto a escucharte y trabajar contigo para lograr el parto que deseas.


5) No Tengas Miedo de Decir NO


¡Tu NO cuenta! Si te encuentras con alguien que no es tan amistoso y sientes que te están presionando, ¡mantén tu posición! Si no te sientes cómoda, no dudes en decirlo. Recuerda que tu voz importa y que tienes el derecho de decir NO a intervenciones que no deseas.


¡Tu Parto, Tu Elección!


La maternidad es una etapa emocionante y empoderante. Recuerda que eres la protagonista de esta historia y tienes el poder de tomar decisiones informadas y valientes. Y no se trata de decir que no a cualquier intervención, este no es el mensaje de este artículo, pero estamos tan condicionadas a decir que sí a todo, que creemos necesario reforzar el hecho de que estamos en nuestro derecho de decir que no y de recordar que la persona más interesada en que todo vaya bien eres tú. Conociendo tus derechos, comunicándote con tu equipo médico y tomando decisiones basadas en tus deseos, ¡estás en camino a un parto que será un recuerdo feliz y poderoso!


7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page