Parto en agua de Victoria

Parto:

Hospital

Gestación:

40s+

Curso:

Pack digital hipnoparto

La historia de parto

Llevo unos días queriendo compartir mi experiencia de parto en el agua por si puede ayudar o motivar a otras mujeres embarazadas, disfrutar de ese momento es posible. Como deportista de élite durante muchos años y madre primeriza, me planteé el parto junto a mi marido/entrenador como una competición más. Sabíamos que debía prepararme física y mentalmente para un momento tan especial e intenso y así lo hicimos.

Tras un embarazo muy activo y saludable llego a la semana 40, segunda cita de monitores y me empiezan a hablar de inducción 😩 tras investigar mucho y realizar el curso de hipnoparto con Paula de myBabymyBirth confío totalmente en el cuerpo femenino para parir y anulo todo el miedo a ese momento del que tanto nos han hablado negativamente. Comienzo a leer historias de parto positivas y cambio totalmente mi foco, esperando con ganas el momento del parto, para vivir esa experiencia y conocer por fin a nuestro bebé 🙏 . 7 de Octubre por la tarde nos vamos a casa de los abuelos… el plan activar la oxitocina (hormona del amor que desencadena el parto) cómo? Haciendo ejercicio, subiendo y bajando 20 pisos, riéndome mucho hasta mearme de risa (literalmente 😅) después de una tarde muy feliz e intensa a las 12:15 de la noche me acuesto convencida de que iba a vivir un día especial y a los 10 min comienzan las olas (contracciones) me sorprenden un poco e intento dormir sin hacerle mucho caso pero son muy regulares cada 2-3 min, empiezo a anotarlas en la app ONA y aviso a mi marido que se estaba afeitando por si el 8 era el gran día, quería estar suave para comerse a su bebé ♥️ y enseguida comienza a preparar la habitación tal y como habíamos planeado, música, velas, objetivo crear un ambiente de calma y tranquilidad. Las olas seguían regulares e intensas pero me ayudó mucho a mantener la calma la respiración ascendente, movimientos en fitball y la máquina de electro estimulación TENS que me alivió muchísimo la intensidad de cada ola. Tras 1h 30 sin que cesaran las olas nos dirigimos al hospital a las 2 am, al llegar seguía tranquila muy concentrada en la respiración sin sufrir dolor más que pinchazos en el bajo vientre como una molestia de regla (muy soportable) me exploran y estoy de 3cm con el cuello borrado me monitorizan para ver que todo va bien pero la niña duerme... normal después de la tarde tan intensa que le hemos dado 🤣🤣 me preguntan por mi idea de parto 🙏 y les digo que me gustaría usar la bañera y tener el autocontrol del parto sin epidural… y estamos de suerte porque en el PTS solo hay una bañera y estaba libre. Me entran muchas ganas de ir al baño y en ese momento rompo la bolsa entonces comienzan a preparar la bañera y tengo que quitarme la TENS ya que no se puede mojar. Quería probar el agua caliente y si no me hacía el mismo efecto saldría a seguir moviéndome y usando la TENS pero al entrar al agua a las 3:00 am fue una sensación de placer y descanso brutal. Con cada ola me incorporaba en cuclillas o en cuadrupedia cerraba los ojos y solo me centraba en respirar y visualizar a mi bebé con nosotros, en cada descanso me tumbaba y me relajaba como si estuviese en un SPA aprovechaba cada descanso y lo disfrutaba, era como un Interval training de los tantos que había hecho sobre mis esquís de fondo.

Durante todas las olas mi marido me animaba y me masajeaba los lumbares me aliviaba mucho también las luces bajas y mi playlist con canciones relajantes y covers instrumentales, alguna me hizo llorar de emoción las sensaciones eran indescriptibles.

Mi sorpresa vino al llegar la fase del expulsivo como mi cuerpo trabajaba y empujaba solo sin tener que hacer nada, como si de un vómito se tratase, algo que no puedes controlar, me sentía poseída.
Y muy fuerte con cada empujón involuntario salía un grito de mis entrañas es lo más potente que he vivido nunca... Me estaba sorprendiendo pero a la vez gustando esa sensación, seguía sin dolor solo me centraba en la respiración descendente 💪🏽 en ningún momento pensé en cambiar el plan sabía que lo estabamos haciendo muy bien en equipo como siempre! Lo que si sentía era cada vez más presión en los huesos pélvicos.

El expulsivo se me hizo más largo sobre todo por los gritos que emitía eran agotadores, terminé afónica. No os he hablado del maravilloso equipo médico, no fue nada invasivo, solo estaban sosteniendo el momento con su mirada apoyados en el borde de la bañera presenciando el milagro de la vida y diciéndome que escuchara mi cuerpo que todo iba genial, fue un equipo perfecto y respetuoso.
De repente comienzo a emitir unos ruidos diferentes yo estaba en cuadrupedia y el equipo médico y mi marido se van a la zona de atrás con una linterna… La presión era cada vez mayor, me dijeron que veían la cabeza yo estaba alucinando un grito más y ahí estaba a las 5:35 am todos hablando de ella..." Vaya ojazos que pelo, qué guapa" yo alucinaba y me quedé paralizada intentando asimilar lo que estaba presenciando, hasta que mi marido se acerca llorando y me dice “ya está aquí me está mirando desde debajo del agua” entonces la matrona me dice un último empujón y yo.. pero no ha salido ya?? Solo falta el cuerpo me dicen y otro grito y ya estaba fuera, noté el famoso aro de fuego muy corto apenas un segundo, pero muy intenso, las hormonas estaban a tope, anestesia natural por un tubo, por fin me di la vuelta, me senté en el agua y me dieron a mi pequeña Olympia 2850g de puro amor 🥰. Lo mejor que hemos creado nunca, una experiencia inolvidable, el día más increíble de nuestra vida!
Las ganas de ver a mi bebé hicieron que me precipitase en la última fase del expulsivo lo que me provoco un desgarro natural de segundo grado, pero la recuperación ha sido muy rápida.

Así que mujeres en estado no tengáis miedo, confiad, el cuerpo está preparado y sabe lo que tiene que hacer en cada momento ♥️ dejaros llevar por vuestro instinto femenino y la diosa que llevamos dentro🔥 .

El parto puede ser una gran experiencia.

Victoria Padial