La historia de parto de Mar

Parto Vaginal, segundo parto, en hospital, epidural, hipnoparto

Alumna pack digital de hipnoparto

Mar intolerancias alumna.jpeg

Descubrí hipnoparto por casualidad y lo recomiendo muchísimo. En mi caso, estaba embarazada de mi segundo hijo. El primer parto fue inducido y larguísimo, natural con epidural.


Rompí aguas y al ser un poco oscuras nos preparamos para ir al hospital. En poco tiempo empezaron las contracciones fuertes y al llegar al hospital estaba dilatada de 3cm. Una vez allí, nos instalamos en la sala de parto y colocamos nuestra lampara de sal para tener luz tenue. Nos ofrecieron aromaterapia también.


Mi pareja se encargo de darme masajes, ofrecerme agua, cuidar el ambiente y todo aquello que aprendimos durante el curso.


En 3h más tenia olas mas fuertes y me ofrecieron el óxido nitroso. Finalmente y después de hablar con el equipo de matronas, decidí ponerme la epidural. Ellas me respetaron, me asesoraron y me ayudaron a tener a Pau en una posición más vertical, tal y como habíamos acordado al principio.

Utilicé música, relajaciones, visualizaciones y frases positivas y me fue genial para toda la dilatación.

Estamos felices de haber aprendido tanto y de haber tenido un parto natural, respetado, positivo y tranquilo. Lo recuerdo con mucho cariño.

Creo que a pesar de donde demos a luz (era un hospital público con todos sus protocolos), nuestro empoderamiendo y confianza ayudan mucho.

Gracias Paula por haberte cruzado en nuestro camino, Pau es un bebé tranquilo y feliz y creo que gran parte es por la forma en la que vino al mundo.

Mar