La historia de parto de Marta y su segundo hijo

Parto natural, en hospital, segundo parto, parto vaginal

Marta parto natural.jpeg

Esta noche de madrugada justo a las 1:29 hará un mes en el q comencé con mi trabajo de parto para dar la bienvenida a mi bebé.


Desde que me quedé embarazada sabía que quería tener a mi hijo de la forma más natural posible si las circunstancias lo permitían. Comencé a ver documentales y a seguir páginas de partos naturales para empoderarme… desconocía que existía el hipnoparto.


Soy de las q cree en el destino y tmb en que las cosas y personas que aparecen en tu camino, no son casualidad!!! Y así llegó a mi vida Paula, myBabymyBirth y la oportunidad de adquirir conocimiento, razón y motivación para conseguir cumplir mi propósito.


Os prometo que sino llego a tener el conocimiento y el control, la adrenalina y el miedo se hubiesen apoderado de mi. Pero confié en mi instinto y en mi capacidad de dar a luz.
Todo comenzó rompiendo aguas y aún recuerdo cómo la emoción y la oxitocina inundaban mi cuerpo. Súper tranquila y feliz desperté a mi pareja y nos fuimos al hospital.

Al llegar allí me dieron habitación y me pidieron los papeles de la preanestesia. Evidentemente me había realizado las pruebas por lo que pudiera pasar, pero al entregarlos comunicaba q quería un parto natural sin epidural y en bañera!! Ya que en el hospital que elegí ofrecen esta posibilidad!!


Me preguntaron si llevaba la pcr hecha y le dije que no porque pensaba q me la harían alli! Me dijeron q efectivamente allí la hacían pero los resultados tardarían horas y para entonces probablemente habría dado a luz por lo que era imposible entrar a la bañera de dilatación (🤪protocolos). En ese momento podría haberme venido abajo, perder el control, llorar de desilusión o cualquier emoción negativa que hiciese estropear el momento tan maravillosa que estaba viviendo.


Así que pensé bueno Marta, a falta de pan buenas son tortas! Jajaja la ducha me ayudaría.


Así que me puse mi lista de reproducción con canciones que había seleccionado, empecé mi trabajo de respiraciones con cada ola,

Pensaba en el amanecer, comencé con las afirmaciones positivas, empecé a agradecer a mis ancestras, a mi cuerpo, y con cada ola q pasaba le contaba a mi bebé que cada vez estábamos mas cerca de abrazarnos y que lo esperábamos con amor, que no tuviese miedo, que mamá y papá estaban al otro lado esperándolo.


Se me pasó rapidísimo y la matrona solo entraba a valorar mi dilatación y a las 5 de la madrugada vino con buenas noticias. Mi ginecólogo que venía de camino para asistirme había autorizado hacerme un test de antígenos que si daba negativo podría entrar a la bañera 🙌🏼💦. Así que 3 horas después pasé al paritorio y la bañera estaba esperándome. Me metí enseguida y allí voló mi dilatación en una hora estaba con ganas de achuchar y empecé con el expulsivo. Tanto mi ginecólogo como las dos matronas q estaban allí acompañándome me animaban que era realmente maravilloso ver cómo respetaban mi parto. Mi pareja emocionado mientras me daba fuertemente la mano y con la otra me abanicaba.

Apenas en una hora mi niño, mi precioso Noah estaba en el mundo. Lo conseguimos vida mía, entre lágrimas de felicidad escuchaba su llanto de vida y yo lloraba a su vez de tanta emoción que sentía. Estaba exhausta, agotada pero llena de vida, llena de amor… tanto amor. Recuerdo que en algunos momentos casi perdía el control, pero rápidamente recuperaba la respiración y el el control mental y me dejaba fluir con cada ola. Fue mágico, una experiencia animal y pura que me ha ayudado sin duda en mi post parto. Gracias Paula por difundir tus conocimientos y ayudarnos a cumplir nuestro sueño de dar la bienvenida al mundo a nuestros hijos de la manera más natural y bonita posible🙏🏽❤️

Marta