La historia de parto de nalgas de Sandra

Parto natural, en hospital, primer parto, parto vaginal

Alumna curso en directo de hipnoparto

WhatsApp Image 2021-04-17 at 12.40.13.jp

Hice el curso de hipnoparto con Sam y me encantó. Planeaba un parto en casa. En la semana 34 tuve una visita con el ginecólogo en el Hospital de St Georges en Londres, ya que acababa de cumplir 40 años y el protocolo recomendaba una inducción en la Fecha Probable de Parto (que era el 26 de enero) si tenía 40 o más. Jess Moore me dio toda la información y los factores de "riesgo", que principalmente era que la placenta podía fallar. Al final de la consulta me hizo una auscultación para escuchar los latidos del corazón del bebé y al ver mi barriga quiso comprobar la posición del bebé, ya que le parecío que podría venir de nalgas. Me sorprendió escuchar esto, ya que hasta ahora todos habían mencionado que la cabeza estaba baja y que el bebé ya no se movería.

Efectivamente, el bebé estaba de nalgas y de repente mi plan de parto estaba patas arriba! Tuve largas conversaciones varias personas, comadronas, leí bastantes artículos, Spinningbabies.com, tuve 2 VCE (que fueron más dolorosas que el parto y no tuvieron éxito), un montón de técnicas Webster y acupuntura, puse una linterna abajo y, a varias veces, hielo en la parte superior de mi vientre, todo para intentar girar al bebé. Nada funcionó.

Tuvimos una larga charla con Emma, la comadrona especialista en parto de nalgas de mi hospital, y decidimos intentar un parto vaginal, esperando que Emma estuviera de turno.

El día 13 fui a ver a Lili a las acupunturas chinas y me hicieron un tratamiento para "darle la vuelta al bebé y finalmente provocar el parto". Recuerdo que la noche del día 13 me leí el libro de Rebecca Schiller y miré las posiciones de parto y una me llamó la atención. Era el que estaba de pie y se balanceaba hacia adelante y hacia atrás desde los pies hasta los talones. Lo hice varias veces y me fui a la cama.

 

Esa noche (del 13 al 14 de enero) me desperté a las 2 de la madrugada con algunos calambres en la parte inferior del abdomen. Decidí ir al sofá y pude dormir entre las sensaciones. Supongo que venían cada 20 minutos (no conté) y pude quedarme acostada durante las olas. En ese momento pensé que eran contracciones de Braxton Hicks, ya que a las 8 de la mañana siguiente se habían ido y no tenía ninguna señal durante el día.

 

En la noche del 14 al 15 de enero me desperté a las 2:30 de la madrugada con olas más intensas. Bajé las escaleras de nuevo para estar en el sofá, pero esta vez tuve que usar la pelota de parto durante las olas moviendo las caderas hacia adelante y hacia atrás, ya que ya no era posible acostarme. Alrededor de las 3 de la mañana fui al baño y vi sangre, pero no tapón mucoso, así que me preocupó un poco. Desperté a Sam y llamamos al hospital. Nos pidieron que pasáramos y nos fuimos alrededor de las 4 de la mañana. Esperamos en la sala de espera hasta las 5:30 de la madrugada y luego nos pusieron en un monitor en la sala de partos hasta las 6:30. Siempre que llegaban las olas, me arrodillaba, me sentaba sobre los talones y movía las caderas en forma circular. Usé mucho la respiración ascendente y presioné los 2 puntos de presión en la parte inferior de mi columna. Esto también me iba muy bien.

 

El monitor no mostró anomalías, pero debido a la presentación de nalgas, la comadrona principal me pidió que me quedara en lugar de volver a casa. Me hicieron un tacto vaginal y estaba dilatada de 2 cm. En ese momento, tenía alrededor de 1 ola en 10 minutos. Sam y yo subimos a la sala de partos de bajo riesgo y yo me hice una bañera. Le pedí a Sam que pusiera las luces de guirnalda, pero empezaron a molestarme. Tampoco me sentía cómoda estando en el baño durante las olas, así que salí.

 

Sam conectó la máquina TENS, que fue un salvavidas. Seguí cambiando entre ponerme de cuclillas al lado de la cama y estar de 4 piernas en la cama, dependiendo de lo que me hacía sentir mejor. Recuerdo mover mis caderas (como una loca, pensé), ya que me daba mucho alivio! En ese momento, me venía aproximadamente 1 ola cada 8 minutos.

Sam se fue alrededor de las 8 de la madrugada (más o menos) para coger algo de comida y la bolsa del hospital. Seguí teniendo olas más fuertes con menos espacio entre ellas, pero de nuevo no conté las olas.

 

Después de unos 30/45 minutos, Sam regresó y se dio cuenta de que tenía 3 olas en 7 minutos, por lo que llamó a Emma, ya que sabíamos que estaba de turno. Vino e hizo otro tacto vaginal, que reveló que estaba dilatada de 9 cm.

 

Emma mencionó que creía que este bebé estaba en camino. Aparentemente (no recuerdo esto en absoluto) salió de la habitación y regresó con una silla de ruedas con la que trató de llevarme hasta la sala de partos. Llegó la siguiente ola y salté de la silla!

 

Recuerdo estar de 4 patas poco después y sentí una gran sensación de empujar. Le dije a Sam: "Dile a Emma que estoy presionando". Llegamos abajo a las 9:50 y Jasper nació a las 9:53!

 

Recuerdo un momento de silencio y Emma finalmente preguntó quién quería revelar el sexo del bebé. Sam se me acercó y con lágrimas en los ojos dijo que era un niño. Emma mencionó que estaba justo entre mis piernas y que podía levantarlo. No recuerdo haberlo hecho en absoluto, pero sé que lo tuve en mis brazos y en mi pecho.

 

Emma más tarde reveló que mi bebé, a quien le pusimos Jasper, comenzó a nacer dentro de la bolsa de líquido amniótico, pero que tuvo que tirar de uno de sus brazos hacia abajo, lo que rompió el saco y me dio un pequeño desgarro. Recuerdo haber preguntado qué había entre mis piernas durante el trabajo de parto. Si eran sus pies y ella mencionó que era el saco amniótico.

Más tarde (podría ser de unos 15 minutos o más, no lo recordamos) Emma dijo que deberíamos intentar sacar la placenta. Estaba preocupada porque había escuchado muchas cosas dolorosas al respecto. Ella dijo que no me preocupara en absoluto. Iba a doblar ligeramente el cordón umbilical y lo hizo y le salió la placenta. Ni siquiera lo sentí.

 

En algún momento después, nos llevaron de nuevo al piso de arriba para quedarnos un poco más en la sala de Shaftsbury y nuevamente más tarde nos trasladaron a la unidad de posparto, ya que aún no habíamos establecido la lactancia. Así que, por ahora, usamos las jeringas de calostro.

 

Mientras estaban allí, Kat y Kylie del equipo Homebirth vinieron a verme para saludarme. Salimos para irnos a casa el día 16 alrededor de las 6 de la tarde.

Gracias Paula por toda la información recibida y por darme la confianza de que un parto vaginal de nalgas es posible. Todas las herramientas tanto de respiración, las relajaciones como para tomar decisiones fueron muy bien. 

 

 

¡El lado de la historia de Sam!

3:00: primera ola durante la noche. "Esto empieza!"

4:00: en el hospital. Mucho tiempo en la sala de espera, luego un poco de revisión y conectada a los monitores por un tiempo. 1cm de dilatación.

6:00: esperé años mientras estaba en una habitación con los monitores y luego 2 de las enfermeras hablaron sobre si se nos debería permitir ir a casa o no, ya que el bebé venía de nalgas.

Terminamos quedándonos y Sandra se metió en la bañera durante unos 40 minutos.

Olas cada 10-15 minutos. Recuerdo odiar tener que sostener mi teléfono todo el tiempo para registrarlas, ya que solo quería concentrarme en ti.

Las luces de guirnalda no te ayudaban, así que las apagamos rápidamente.

7:00-8:00: entré en la sala de espera con algunas otras mujeres y nos pusieron una cortina para separarnos.

Te conecté a la máquina TENS. Estoy bastante seguro de que esto ayudó a que Jasper se moviera.

 

No estabas avanzando mucho, así que fui a casa a buscar otra bolsa y a cargar más comida (tostadas y huevos revueltos para ti). Cuando me fui venía una ola cada 8 minutos, me apresuré a casa, cociné la comida y en 30 minutos estaba de vuelta.

Cuando volví, estabas colgando de un lado de la cama (o en la cama a cuatro patas) y las olas venían 3 en 7 minutos.

Rápidamente llamé a Emma y ella dijo que estabas dilatada de 9 cm y que no te movieras, ya que el bebé nacería allí.

El ginecólogo luego se involucró y nos trasladó a la siguiente habitación donde estaríamos solos. Pasaron unos minutos y luego querían trasladarnos a la otra sala.

Te llevaron a la cama y luego el consultor me dijo que cogiera las bolsas. Una vez que acompañó a Sandra, una agradable enfermera mayor cogió la mayoría de nuestras cosas y me dijo que no me preocupara. Llegué abajo un minuto después que Sandra y lo primero que dijo el consultor fue ¿dónde están las malditas bolsas? Dije que había pagado para que las subiera el portero.

 

Estabas totalmente en el planeta parto, en la cama y nos fuimos a una habitación al lado de donde estaba reunido todo el personal.

Parecieron unos 5-10 minutos de olas más profundas y Jasper salió disparado. Nació un par de minutos antes de las 10 de la mañana. Vi que era un niño, pero estaba disfrutando el momento y te abracé mucho mientras Emma lo sostenía y luego lo puse entre tus piernas y me recordó que debería decirte que es un niño.

Los dos lloramos un poco y te dije que eras increíble! Y estuviste totalmente en control todo el tiempo! Corté el cordón y luego tuvimos un abrazo familiar, la enfermera lo movió rápidamente para que cogiera color, ya que estaba un poco descolorido. Pero todo estaba bien y descansamos. 

Sandra y Sam