La historia de parto de Noelia

Parto inducido, sin epidural, preeclampsia, primer parto, en hospital

Alumna Pack Digital de Hipnoparto (relato de abril 2022)

Noelia.jpeg

Noah decidió venir al mundo el 1 de Abril de 2022, no sé porque extraña razón pero yo lo sabía .

Todo empezó de madrugada, a las 4:30 am me sentí mojada, fui al lavabo y ahí supe que había roto aguas, no había duda. Avisé a mi marido y ya no nos pudimos volver a dormir de la emoción . En ese momento empecé a tener mucho dolor de cabeza, llamé a la casa de partos que me aconsejó tomarme la tensión y oops… estaba por las nubes. Ante esta situación me dijo que en lugar de esperar en casa era mejor valorar dicha tensión, acepté.

 

Fuimos a la casa de partos, de nuevo tensión alta, además proteína en orina y analítica alterada. Plan A: fallido. No podía dar a luz en la casa de partos ya que me encontraba ante una preeclampsia leve. Recalibramos. La gine me informa que debemos “provocar“ el parto, administrar prostaglandinas vía vaginal para ver si arrancaba. Puse en práctica lo aprendido en el curso de hipnoparto, barajar beneficios / riesgos … y aceptamos. Ante una preeclampsia no teníamos mucho margen para esperar. Pasamos a sala de monitores, me pusieron luz tenue, pocas entradas en el box, intento ayudar a mi pequeña, hago ejercicios de esferodinamia, me muevo… pero hasta el momento ni una sola contracción.

 

Poco después subimos a planta, solos en una habitación grande, cosa que me permite moverme, y mucho. Me doy una ducha de agua caliente, aún nada… al cabo de una hora (poco antes del siguiente control en monitores) empiezo con olas suaves, tolerables. Pasan los minutos y estas empiezan a ser intensas. Momento de usar TENS. Mi marido registra las olas con la app ONA, tenía una ola cada minuto ¡y cada vez más intensas! No había tregua. Avisamos a las enfermeras y me bajan enseguida a monitores. Primer tacto y primera decepción: estoy de 1,5cm. ¿Pero cómo puede ser? ¡Si las olas no me dan tregua! La matrona me explica las diferentes opciones que tenemos : de nuevo administrar prostaglandinas, administrar oxitocina o bien… me proponen ducha de agua caliente (con calma). Acepto. Entro en la ducha con mi pareja . En este punto las olas eran tan intensas que movían mi cuerpo, cuadrupedia, cuclillas… yo me dejaba llevar, aullaba cada ola y no abría siquiera los ojos. Estaba en mi planeta parto.

 

1 hora de ducha y se hizo el milagro, Segundo tacto: ¡estaba de 8 cm! Las matronas me vuelven a preguntar: estás segura que no quieres epidural? Mi marido les dice que sí, pero prefiere que lo diga yo también: SÍ. Vamos a la sala de parto natural: bañera , silla de parto, colchoneta… me proponen meterme en la bañera pero mi cuerpo me pide cuadrupedia. Ahí es cuando me dicen que estoy completa, pueden ver la línea púrpura. Me vengo arriba. Tras varios pujos me proponen la silla, acepto. Yo delante, mi marido detrás. Me da sostén, me anima, no deja que baje de mi planeta parto. Nos ponen un espejo y vemos cómo sale la cabeza, tras varios pujos intensos llega el aro de fuego, increíble ¡¡¡¡ cómo quema !!!! Estamos en la fase final, me alientan a que no abandone ahora. La tenemos muy cerca. Saco energía de donde no la tengo y sale la cabeza, me preguntan si la quiero coger: ¡SI QUIERO! Enseguida sale el cuerpo, me dicen que no tire, trae una vuelta de cordón, se la quitan y me la pongo en el pecho. Mi marido y yo arrancamos a llorar, emoción en estado puro, sin duda alguna el mejor momento de nuestras vidas. Me pasan a una camilla, piel con piel durante dos horas que parecían minutos, hacemos pinzamiento tardío, alumbro la placenta… fue todo tan mágico que aún se me saltan las lágrimas cuando lo recuerdo. 

¡Gracias Paula de @mybabymybirth y a @emiliobastidamatron por los conocimientos que he adquirido estos meses, llevar mi caja de herramientas el día del parto sin duda ha hecho que sea una experiencia brutal, salvaje y tremendamente empoderadora!

Noelia