La historia de parto inducido de Yanira

Parto inducido, en hospital, primer parto, parto vaginal

Alumna curso del pack digital de hipnoparto

Yanira.jpeg

El día 9 de junio a las 7:00 de la mañana me levanté al baño a hacer pis, y a la que me acosté, sentí cómo derramaba líquido.


Avisé a mi pareja, nos duchamos juntos, desayunamos tranquilamente, terminamos de preparar la bolsa y nos fuimos al Hospital Infanta Leonor, donde ingresé en torno a las 11:00 de la mañana.


Me dejaron a ver si me ponía de parto espontáneamente en las siguientes 12 horas a la rotura de la bolsa, pero al no darse, me provocaron el parto con un medicamento (una especie de tampón que hace que el cuello se empiece a borrar y comiences a dilatar).

Ese medicamento puede tardar hasta horas en empezar a hacer efecto, pero en mi caso, en 5 minutos, me empezó a hacer efecto y comenzaron las olas. Me hizo efecto tan rápidamente que las olas pasaron a un intensidad muy alta en muy poco tiempo, así que pedí que me valoraran para ver den cuánto estaba y pedir la epidural. Estaba de 2 cm!

Me preocupó ponérmela estando de tan poco, pero las matronas matronas me dijeron que si era lo que necesitaba y quería no me preocupara. Así que me la puse y pude descansar, y a la hora y media estaba completa y empujando. No me pusieron oxitocina.


Las matronas se sorprendieron de la velocidad de la dilatación y de los pujos tan eficaces. Me dijeron: “tú te has preparado!”

La matrona me animó a ponerme de la postura que quisiera.’ Primero probé de lado, y luego boca arriba. A pesar de tener la epidural, sentía las piernas, podía moverme, podía sentir las contracciones en forma de presión, y sentía la fuerza al empujar. Eso, junto a la seguridad que tenía en mi misma, hizo que en muy poco tiempo me encontrara sacando a mi hija de mi propio cuerpo y llorando de la emoción, junto con mi chico, que estuvo junto conmigo en todo momento

 

 

Olivia nació el 10 de junio, a la semana 39.

Gracias al curso pude estar tan tranquila y segura que seguro que me ayudó a en el proceso de la dilatación. Y en el expulsivo también. A pesar de que la cabeza costó salir, me lo tomé con calma y empujaba como iba sintiendo, y no me dieron mas que un puntito.

Muchas gracias por todo!

Yanira