El parto inducido de Andrea

Segundo parto, inducción, en hospital, vaginal, con epidural

Alumna curso en grupo

Hola Paula,

Tenía ganas de contarte mi parto! Al final fue una inducción en la semana 41. Esperé a que la bebé estuviera lista pero la verdad es que me sentía muy muy pesada y ya estaba lista para tener a mi pequeña conmigo. Soy pequeñita y mi barriga era enorme e iba muy cansada! Por decirte que salí del hospital con 8 kilos menos! 

Tuve un parto super rápido, fueron 5 horas en total!

Llegué al hospital y me pusieron oxitocina sintética pero no hizo nada. Después de 3 horas de ir moviéndome, andando,... nada de nada así que me propusieron romper la bolsa. La verdad es que me lo pensé y utilizamos BRAINS antes de aceptar pues no las tenía todas y me dio cosa por la bebé, pero tiré adelante pues no parecía que la oxitocina funcionara, y en mi caso hizo efecto immediato! A partir de allí ya dilaté completamente en nada.

Me pusieron la epidural porque después de romperme la bolsa pasé de no notar nada a notar sensaciones muy muy fuertes. Fue como pasar de 0 a 100! La epidural fue el peor momento pues me tuvieron que pinchar dos veces y claro, tenia olas en el proceso pero me pedían que me estuviera quieta, lo cual no es fácil. Pero una vez me hizo efecto me relajé completamente. Mi bebé nació en tan solo 3 pujos! Usé la respiración descendente tal y como nos enseñaste y había practicado y me fue fenomenal pues fue super rápido y las comadronas lo dijeron también. Yo noté que estaba ayudando en el proceso. Además sólo necesité 3 puntitos, y estoy segura que la respiración ayudó. Era una bebé grandecita pues pesaba 3.7kg, más grande que mi primer hijo (que es niño!). 

Cuando la bebé estaba coronando me ofrecieron de mirar con un espejo y lo hice, lo cual me gustó porque me queda el recuerdo y me ayudó en el proceso.

 

El curso me fue genial para vivir el proceso de forma mucho más consciente, de sentirme responsable de mis decisiones, de estar presente y vivirlo. Y la verdad es que lo viví de una forma mucho más relajada que con mi primer parto donde no sabía a lo que iba y me dejé guiar en todo momento.

 

Hicimos pinzamiento óptimo del cordón umbilical pues quería que Álex, mi bebé, recibiera toda su sangre.

Así que muchas gracias por ayudarme a ser más consciente, y hacer de esta experiencia un recuerdo tan bonito. Aunque fuera un parto inducido fue un parto muy positivo, así que espero que mi experiencia ayude a otras mamás que se decidan por una inducción. Realmente es verdad lo que decías que el parto no es un día y ya está sino que vas acordar así que hacerlo positivo ayuda con el postparto y en el futuro. 

 

Un abrazo, 

Andrea.

©2020 by myBabymyBirth®