Lianne y su inducción de parto positivo

Me gustaría compartir mi historia de nacimiento positiva, que fue una inducción para mi madre por primera vez. Tuve un embarazo sin complicaciones, ¡pero el bebé no mostró signos de venir mientras esperaba pacientemente hasta las 42 semanas! Había hecho una gran cantidad de preparación para el parto, leyendo / escuchando a varios autores / defensores de hipnobirthing y al Libro de Nacimiento Positivo de Milly Hill, así que me sentí bastante tranquilo incluso por estar atrasado. También usé un Aniball de la semana 37 por consejo de un amigo ginecólogo, una muy buena decisión, ¡más sobre esto más adelante! Entre 41 y 42 semanas, me puse un poco ansioso ya que mi embarazo fue monitoreado más intensamente. Sin embargo, siempre se consideró que a mi pequeña niña le iba muy bien y no estaba en apuros, así que traté de darle todas las oportunidades para decidir presentarse sin ninguna intervención. A los 41 + 6, sentí que era correcto tomar medidas y hacer un barrido, ya que me preocupaba el creciente riesgo de muerte fetal. No encontré esto tan horrible como esperaba (piense en la colocación de la bobina / pruebas de frotis, ¡no es agradable pero soportable!). Les pedí que me dijeran el puntaje de mi Obispo: esta es una evaluación de cuán "maduro" está su cuello uterino para el nacimiento y estaba empezando a acortarse y adelgazarse, lo cual fue alentador. Tuve algunos calambres muy leves esa noche pero nada más. Al día siguiente, nos registraron para el próximo monitoreo de CTG y para discutir con el médico acerca de una posible inducción. Nunca me sentí presionada por mi hospital (St George's, Tooting) para recibir una inducción, siempre me preguntaron "cuáles eran mis pensamientos". No sé si esto se debe a mi plan de parto (bastante anti-intervención) o si fue su estilo. Pero cuando le pregunté al médico si ahora me lo recomendaría, ella dijo que sí, definitivamente. Me sentí listo para aceptarlo. Era de mañana y como mi bebé estaba feliz, dijo que fuera a su casa, que comiera algo y descansara y que volviera a ingresar esta tarde. Traté de negociar una inducción ambulatoria, pero como tenía 42 semanas, no estaba permitido ya que me consideraban de "alto riesgo". Esto fue frustrante ya que lo que realmente había cambiado de la noche a la mañana. Pero era su política. El médico también dijo que no podía dar a luz en la unidad dirigida por parteras según mi plan de parto, también debido a esta etiqueta de "alto riesgo".

Fui admitido a las 4pm en la MLU, y el plan era comenzar mi inducción allí y llevarme a la sala de partos una vez que estuviera en trabajo de parto activo. Le mencioné nuevamente a mi partera que realmente había querido dar a luz en la MLU, pero que el médico había dicho que no. Ella se ofreció a que la partera principal hablara conmigo para ver si esto se podía negociar. Para mi deleite, la partera principal acordó dejarme tener un parto basado en MLU siempre que el bebé fuera feliz, lo que significaba consentir a la monitorización Doppler después de cada contracción, y transferirla a la sala de partos para un monitoreo continuo en caso de cualquier inquietud. ¡Esto resalta la importancia y la posibilidad de negociación!

Repitieron CTG y luego se colocó un pesario de acción prolongada como mi inducción. Hubo más "maduración" del cuello uterino durante la noche, lo que también fue alentador. Después de una hora, el bebé todavía estaba feliz, así que detuvieron el CTG con un plan para repetir a la medianoche. Había estado mirando mis fotos felices / leyendo mis afirmaciones y declaraciones positivas durante este tiempo, para tratar de que la oxitocina fluya. Todavía no sentía ninguna contracción, y como puede tomar hasta 24 horas para trabajar, decidimos irnos a casa por unas horas ya que vivimos muy cerca del hospital. ¡Quizás la caminata ayudaría! En casa me senté en mi bola de nacimiento y puse el aceite de lavanda en el difusor. Empecé a tener un período como calambres, así que subí a acostarme en la cama y escuchar mis afirmaciones positivas. ¡Dentro de dos horas en casa, tenía fuertes contracciones regulares y mi aplicación Freya me dijo que volviera al hospital! Creo que las parteras se sorprendieron de que las cosas se movieran tan rápido y estuvieran bastante ocupadas, así que pasó un tiempo antes de que me revisaran, momento en el que sentí una sensación de "presión". El CTG seguía siendo bueno y en el examen vaginal tenía 6 cm de dilatación ... estaban felices de que me quedara en la MLU y me preguntaron si quería la piscina, ¡sí, por favor! Usé la piscina, el gas y el aire durante las siguientes tres horas (parecía mucho más corto), que básicamente fue toda mi transición. Fue difícil, pero mis técnicas de hipno-parto definitivamente ayudaron, al igual que el aliento y el apoyo de mi esposo y parteras (tuve dos, una estudiante, que fue excelente), fueron geniales.

At this point I was in quite a lot of discomfort with my bladder and the midwife encouraged me to let her place a temporary urinary catheter to empty my bladder, to let the baby’s head descend. Although I didn’t like the sound of it at all his really did help relieve some pressure. She examined me afterwards and I was 10cm - ready to push! I wanted guidance with pushing so I stayed out of the pool. I asked for a perineal compress - to help warm and soften the perineum and reduce tearing. It felt a little intrusive but also provided some relief. The prep with the Aniball was invaluable here - it was hugely confidence giving in the pushing phase and I am sure is the reason why I didn’t tear. With my midwife’s encouragement my baby was out and into my arms after half an hour of pushing. The whole labour had been just 7 hours. The relief was immediate, and it was the best feeling to hold my daughter close to me. I cut the cord myself and then passed the placenta without needing any injections, but this part felt like a real evolutionary kick in the teeth on top of the preceding events! Finally I could then lie with my baby in my arms and hold her close. My husband and I then got to spend a blissful few hours in the birth room with our daughter marvelling at all her little features - she was here!

©2020 by myBabymyBirth